El liderazgo desde una perspectiva profesional y humana.

¿Qué implica ser un buen líder?

“…el liderazgo es una habilidad que incide directamente en el ambiente organizacional de la empresa, es un factor que puede determinar el éxito o fracaso…”

Hoy en día el liderazgo es un tema en boga que ha generado un sinfín de estudios confirmando la importancia de desarrollar esta habilidad. Se podría pensar que ser un buen líder o guía sólo tiene importancia en el mundo empresarial o de los negocios; sin embargo la sociedad ha ido demandando profesionales que no sólo lideren equipos de trabajo, sino que también sean capaces de desenvolverse como líderes en las situaciones del día a día.

Un buen líder puede definirse como la persona capaz de guiar, orientar y potenciar las habilidades de sus colaboradores hasta el punto de convertirlos en agentes capaces de enfrentar cualquier situación, ya sea laboral o de la vida cotidiana.

Ser un buen líder no sólo implica encaminar y potenciar equipos de trabajo, sino manejar correctamente emociones, sentimientos y aptitudes.

En el escrito elaborado por Rebeca Muñoz Cornejo (2016) el liderazgo es visto como una herramienta de empoderamiento y de buen relacionamiento dentro y fuera de las organizaciones.  Así mismo, un buen liderazgo parte de un buen manejo de la Inteligencia Emocional.

Por otra parte, al analizar el escrito elaborado por Pastor (2015), ser un buen líder implica tener valores éticos que se dirijan al bien común  y de las organizaciones. Si consideramos que los valores “son virtudes asociadas a la firmeza de acción, a la eficacia de acción del ser humano y que se constituyen en referentes para guiar  la conducta de los seres humanos” (Pastor, 2015, pág. 10) se confirma el hecho de que todo líder debe regirse bajo un código de valores.

Si se reflexiona acerca de las ideas que plasma Torres (2015), un líder se caracteriza por ser conciliador, tomar decisiones, orientar y gestionar a su equipo de trabajo, ser creativo y ser capaz de adaptarse a cualquier ambiente o contexto.

Tal como lo delinea Pereira (2014), un líder debe de ser un “arquitecto social” (pág. 105) capaz desarrollar las estrategias, estructuras y proyectos encaminados a la mejora institucional.

Para concluir, el liderazgo es una habilidad que incide directamente en el ambiente organizacional de la empresa, es un factor que puede determinar el éxito o fracaso de las instituciones. Fomentar el empoderamiento y desarrollo de líderes es una tendencia que obliga a las empresas a rediseñar estrategias y replantearse objetivos.

Finalmente, las habilidades de un líder son:

  • Capacidad de adaptación.
  • Guiar a sus colaboradores hacia el éxito.
  • Empoderar a sus colaboradores y compartir conocimiento.
  • Buen manejo de la inteligencia emocional.
  • Toma decisiones.
  • Trabajar en equipo y ser creativo.

Redacción|Formación Ejecutiva Empresarial

 

Referentes bibliográficos

Muñoz Cornejo, Rebeca (2016) Por qué no eres un buen líder Fecha de consulta: 10 de agosto de 2016 Disponible en: http://www.revistamoi.com/sube-godinez/beneficios-de-la-inteligencia-emocional-para-las-empresas/

Terrazas Pastor, Rafael  (2015) Liderazgo Tridimensional PERSPECTIVAS Fecha de consulta: 2 de septiembre de 2016 Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=425941232002 ISSN 1994-3733

Pereira Santana, Adrián Esteban (2014) Liderazgo líquido: una propuesta para enfrentar la incertidumbre y riesgo Pensamiento & Gestión Fecha de consulta: 2 de septiembre de 2016 Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=64632634005 ISSN 1657-6276

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *